A MEDIODÍA

Me había cansado ya de que el plato no terminara de vaciarse de una vez por todas a pesar de contener mi respiración para que la sopa pudiera pasar sin que me deje más sabor que sólo los rezagos de todo aquello que flota de un lado a otro mientras la cuchara trata de buscar el trozo de color extraño que sabía tres gotas mejor que los demás que también se entremezclan mientras ya todo sabe frío. Al principio pude ver formas graciosas en el humo aquel que salía cuando ella acababa de poner frente a mi este montón de tormentosa sustancia que aquí no servía de alimento, sino de unidad para medir los afectos:..por el papito, por la abuelita,…por el primo Tito, por la tía Lola…,pero cuando decidía sincerarme y mostrar que a la tía Lola no la quiero, la cosa se convertía en un ruidoso avión que volaba por todo el lugar derramándose (afortunadamente) por el mal pulso de mamá en aquellas curvas y movimientos acrobáticos que lo hacían llegar hasta el aeropuerto que intentaba yo mantener cerrado por indisposición de la pista, presionando fuertemente mis labios el uno contra el otro hasta que alguien más intervenía tapándome la nariz para que yo abriera la boca mientras ella introducía el avión y yo no tenía más opción que tragarme a los pasajeros. Todos en la mesa se hartaban de oír mis gritos, sin embargo, aún así permanecían en la absurda insistencia de que ese plato me lo tenía que acabar. Yo sólo sabía que aquellos niños de los que siempre me hablaban para despertar mi culpabilidad, a pesar de toda su hambre, no querrían comer estas formas sin forma que navegan en medio de un sabor que mi sensibilidad no pudo tolerar más, tenía que hacer algo, era imprescindible actuar, no tuve más remedio que…derramar toda la sopa; lastimosamente cuando manché todo el mantel y el traje de papá, supe que mañana a mediodía esto volvería a suceder.

Vanessa Padilla

5 comentarios to “A MEDIODÍA”

  1. Rebeca Says:

    Teacher Vane:
    Su cuento me recordo cuando yo tampoco quiero tomar la sopa, pero lo bueno es que mi mami no me obliga.

    Me gusto mucho la pagina de los cuentos. Cuando van a aparecer nuestros cuentos?

    Un abrazo, Rebe

  2. Lina Says:

    Mi Vane preciosa!!!
    El sitio esta excelente, ya te lo habia dicho, lo que más impresiona no solo del sitio sino de ti misma, es como transmites TODOS tus sentimientos en lo que dices, en lo que escribes.
    Como se nota que lo escrito es del fondo de ese hermoso e inmenso corazón que tienes en tu interior!!!
    Eres una persona muy especial en mi vida, se nota y sé que para tus pequeños también lo eres, por lo tanto mujer, te lo he dicho ya, pero te lo repito, NUNCA cambies, Nunca dejes ese humor que tienes, la felicidad que transmites, y como ya me lo dijiste tu cuando tuve problemas, “eres muy linda como para dejar de sonreir…” ya que una sonrisa es la ventana en que nuestro cuerpo nos dice que puedes mirar adentro, o no; por eso Vane, NUNCA dejes de sonreir!!!

    Muchas felicitaciones por esta nueva manera de inculcar a tus alumnos a salir adelante escribiendo, dibujando… Ya quisiera yo cuando pase por esos años me hubieran fomentado de alguna manera a escribir y pintar, ten por seguro que seria una mejor persona con gustos probablemente distintos…

    Te quiere,

    **Lina**

  3. valeria robles Says:

    merecordo cuando no qeria tomar la sopa

  4. Emily Says:

    hola profe este cuento esta cheveraso …
    me encantaaa

  5. Gianfranco Zambonino Says:

    esta de lo mejor me encanta leer profe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: